Las Merindades se echan a la calle para exigir que se prohíba el fracking

Miembros de Teslaviva que participaron en la manifestación anti-fracking
Miembros de Tesla Viva que participaron en la manifestación anti-fracking
Una marea amarilla recorrió ayer durante dos horas Medina de Pomar para decir ‘No a la fractura hidráulica, ni aquí ni en ningún sitio’. Entre tres mil y cuatro mil personas, según los cálculos de las fuerzas de seguridad y de la organización, respectivamente, corearon sin cesar consignas en contra de una técnica que la industria quiere utilizar para extraer gas metano -gas natural- del subsuelo de la comarca y que los movimientos antifracking, las asociaciones de la comarca y las organizaciones agrarias ven como «la ruina de nuestra tierra», así como «el final de nuestra calidad de vida».
Los hasta seis sondeos que la empresa BNK Petroleum proyecta realizar en Moneo (Medina de Pomar), Santa Cruz de Andino (Villarcayo) y Cebolleros (Merindad de Cuesta Urria), han recibido más de 6.000 alegaciones así  como la fuerte contestación social de ayer en Medina. En ella estuvieron todas las fuerzas políticas locales, que han decidido estar del lado de los ciudadanos y mostrar su oposición al fracking, aunque hubo un claro reproche en el manifiesto leído al final hacia el PP, después de que en el último pleno del Senado los representantes populares votaran contra la moción socialista que pedía paralizar el proyecto Urraca, de BNK en Las Merindades, mientras sus alcaldes en la comarca se posicionan en contra. También el comunicado les reprochó que ahora «corren interesadamente a hacer todo aquello que llevamos más de tres años pidiendo que hagan».

La manifestación volvió a repetir los argumentos en contra de una técnica que precisa de 19.000 litros de aditivos químicos diluidos en otros muchos miles de litros de agua por cada pozo. Son solo un 0,5% del total, pero representan grandes cantidades que la industria, después de cada fracturación, tiene que sacar y transportar para su tratamiento y depuración. Los manifestantes temen daños a la tierra y, por ende, a la agricultura y ganadería, a la salud humana, a los acuíferos, al aire, a los cuatro espacios naturales protegidos de Las Merindades, al sector turístico… La lista es muy larga y las noticias que llegan de Estados Unidos, el país donde más se ha puesto en práctica el fracking, son desalentadoras. Un informe de una empresa gasista fechado en 2003 llega a decir que el 5% de los pozos sufren fugas de forma inmediata, el 50% después de diez años y el 60%, a los treinta años. Por todo ello, desde las organizaciones agrarias, UPA-COAG, Asaja y UCCL, se instó al Gobierno central y a la Junta de Castilla y León a que «escuchen a los ciudadanos y comprueben que una amplia mayoría no quiere que este modo de extracción de gas ponga en peligro la calidad de los productos agrarios, los recursos naturales y el futuro de nuestra vida».

El movimiento antifracking es global y los activistas de Burgos han recibido recientemente los apoyos de asociaciones de distintos países de Europa, Estados Unidos, Canadá o Méjico. En Medina estuvo presente Elisabelle Bourge, presidenta de la Asociación No Fracking, de Francia, quien se mostró convencida de que la movilización social podrá con los proyectos de fracking, como sucedió en su país en 2011.

En Francia
Según explicó a DB, la movilización de 40.000 personas en Ardèche a principios de marzo de 2011 llevó a las autoridades galas a viajar al estado norteamericano de Pensilvania para ver de cerca los pozos acompañados de científicos de diferentes áreas. Solo tres meses después, el 13 de julio, era aprobada «por unanimidad» la ley que prohibe el fracking en Francia. «Bulgaria y Francia ya han prohibido el fracking y el tercer país europeo espero que sea España», afirmó Bourge.
En la manifestación estuvieron presentes los alcaldes del PP de Medina de Pomar, José Antonio López Marañón, y de Villarcayo, Mercedes Alzola, quienes acudían por primera vez a una movilización. También se manifestó la cúpula provincial y local del PSOE, representada por su secretaria provincial, Esther Peña, el senador Ander Gil, la diputada, Mar Arnaiz, o el coordinador comarcal, Jesús Puente, quienes hacen frente al fracking a pesar de que fue el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero el que en septiembre de 2011 otorgó a BNK Petroleum permiso para investigar en Las Merindades y el que en años anteriores concedió otros permisos de investigación que también afectan a Las Merindades. Otras fuerzas políticas presentes fueron Ciudadanos de Villarcayo, así como los de Podemos de Medina y Mena o Iniciativa Merindades, que ha estado en contra del fracking desde el primer momento.
Muchos vieron electoralismo, pero la alcaldesa de Villarcayo aseguró tener «miedo» de las consecuencias del fracking y que estará presente en próximas manifestaciones, aunque estén alejadas de citas electorales. Por su parte, López Marañón, consideró que la fecha de la manifestación responde igualmente a un interés electoralista y aseguró que su presencia en ella nace de la moción de apoyo a la manifestación aprobada en el último pleno a petición del Grupo Socialista y a la «defensa de los intereses de los ciudadanos de Las Merindades y de Medina de Pomar, en particular».
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s